6 retos que trae consigo la era del drone

Cada vez vemos con mayor frecuencia drones con diferentes aplicaciones. Los más comunes y que la mayoría conocemos son los empleados para fotografía y video aéreo o diversión y entretenimiento, pero también tenemos algunos que tienen otros fines, como los utilizados para entrega de paquetes, drones ambulancia, los que se utilizan para espectáculos  de luces, seguridad  ciudadana, búsqueda y rescate o algunos más futuristas (pero que seguro serán una realidad) como los que reparten  cerveza o recargan  autos elécticos. A ese tipo de drones, les sumamos otro tipo de vehículos aéreos como los personales, capaces de transportar a una sola persona o dos, que ya funcionan como taxis aéreos en algunas partes del mundo.

Suena a ciencia ficción pero todo ya es una realidad. La Era del Drone trae consigo una serie de retos para la industria aérea y es tiempo de prepararse para los numerosos desafíos de seguridad que esta supondrá, de acuerdo con Airbus SE.

 

Placeholder block

Airbus proyecta que sólo en París, los drones representarán casi 20 mil vuelos por hora para el año 2035, mientras que las operaciones con aviones comerciales se duplicarán.

Los métodos tradicionales de gestión del tránsito aéreo ya no podrán hacer frente este panorama, por lo que es vital que las prácticas y los sistemas se revisen por completo.

Placeholder block

¿A qué nos enfrentaremos?

Estos son los 6 retos más importantes en la Era del Drone:

Control informático. Supervisar el aumento exponencial de los vuelos excederá las capacidades de los humanos. Su papel será asumido por una gran cantidad de proveedores de servicios digitales descentralizados, responsables de coordinarse entre sí y al mismo tiempo observar las normas de seguridad y rendimiento establecidas por los reguladores gubernamentales.

Cielos compartidos. Los aviones piloteados utilizarán las mismas pistas que los aviones de carga no tripulados, los taxis voladores cruzarán los caminos de los helicópteros y los aviones teledirigidos de gran altura coexistirán con los aviones militares. Restringir el acceso reprimirá los avances y no es una opción, dice Airbus.

Autoevaluación. La viabilidad comercial de los aviones teledirigidos y los taxis aéreos requiere economías de escala que harían que la participación humana en cada vuelo sea inasequible. Craft debe por lo tanto ser capaz de reaccionar a las circunstancias cambiantes y tomar medidas de evasión cuando sea necesario.

Autogestión. Los operadores deben poder realizar su propia planificación de vuelo, asignación de vehículos y coordinación, lo que les permite participar en actividades como vuelo de formación y vuelo masivo.

Evitar colisiones. Mientras que algunas embarcaciones podrán determinar sus propios caminos o coordinarse con los servicios de gestión del tráfico, en las áreas más concurridas estarán confinados en corredores tridimensionales o, alrededor de los aeropuertos y almacenes, rutas fijas estrechamente definidas.

 

Te recomendamos: ¿Qué pasa si un drone choca con un avión?

Regulalciones, ¿están a la altura?

En los últimos días se ha hablado mucho del tema de licencia para volar drones en México. Sabemos que en países como Estados Unidos, Chile o España cuentan ya con leyes que regulan el vuelo de estas aeronaves. En México, nos hemos visto rezagados en el tema y las autoridades sólo han "adaptado" esas leyes que, en términos generales, no terminan por dejar satisfechos a los operadores con más experiencia. Y para los nuevos en el tema deja más dudas que respuestas.

En nuestro país, el organismo encargado es la Secretaría de Comunicaciones y Transportes que, por medio de la Dirección General de Aeronáutica Civil, han implementado ciertas regulaciones y que, al parecer, ya serán ley este año pero es evidente que no se han tomado en serio esta tarea ya que no brindan respuesta clara e inmediata a quienes quieren resolver sus dudas o, por lo menos, registrar sus equipos como lo exigen.

 

¿Qué opinas tú?

Con información de Bloomberg