7 errores que comenten los droneros principantes

Para los pilotos de drones, puede haber pocas cosas peores que mirar impotente cómo el su drone choca contra una pared, se enreda en un árbol o simplemente cae del cielo. Pero a veces sucede.

Los drones de reciente generación (los DJI, por ejemplo) incorporan sensores anticolisión dando incluso el más inexperto de los pilotos la oportunidad de evitar choques. Pero como siempre hemos dicho, los drones no son inteligentes; son máquinas. Y los sensores no están excentos de fallas o errores que dando una experiencia que nadie quiere tener.

No sólo los sensores pueden fallar. Hay una serie de factores que puede provocar un choque o peor aún, que veas cómo tu drone se vuelve loco o que se aleja sin que puedas hacer nada al respecto.

Antes que confiar en la tecnología, confía en el "sentido común". Y para ayudarte un poco, te dejamos estos 7 errores que podrán ayudarte a no meter la pata.

1. Perder el sentido de la orientación

Es común que, siendo primerizo, no estés familiarizado completamente con los movimientos de los stick del control y que pierdas la referencia cuando el drone gira pues en ese momento los movimientos cambian. No es lo mismo el drone viendo hacia al frente que hacia ti.

Tip: Practica volando a baja altura y algo alejado de ti. Gira el drone haciendo que la cámara vea hacia cualquier otro lado (frente, atrás, izquierda y derecha) y practica todos los movimientos (avanzar, retroceder, izquierda y derecha).

Como cuando en lugar de frenar, aceleras más.

 

2. No planificar la toma

Hemos visto varios videos donde algunos vehículos chocan con los drones. O los drones van directo al cuerpo de alguien. Y es porque la toma no está planificada y no se toman en cuenta ciertos factores como la altura/distancia.

Tip: No por más cerca que esté el drone quiere decir que el video o la foto saldrá mejor. Planea tu toma. Es decir, toma en cuenta todos los posibles movimientos que hará tu objetivo. Sácale provecho a algunos modos de vuelo que ofrecen los drones.

Al parecer, el piloto no contaba con ese último movimiento de su objetivo.

 

3. Depender de sensores y modos "automáticos"

Depender de sensores anticolisión, GPS y demás tecnología que incorporan los drones no te harán un buen piloto. Sería como manejar únicamente autos automáticos y nunca un estándar. ¿Qué hacer si fallan los sensores o no hay GPS disponible? Vaya situación.

Tip: Una vez que puedas controlar perfectamente el drone con todos los sensores y GPS disponibles, es momento de practicar en lo que conocemos como "modo ATTI". Si tu drone no cuenta con ese modo, practica con un minidrone.

Los drones de carreras no cuentan con ningún tipo de tenología "autónoma" por lo que es mucho más difícil de controlarlo. A veces el vuelo es emocionante. A veces no tanto.

 

4. Volar en interiores

Así es. Volar en interiores es un error más común de lo que parece. ¿Por qué? Porque lo más recomendable es volar en un lugar abierto, libre de obstáculos e interferencias.

Tip: Si vas a volar en interiores de preferencia que sea con un minidrone. Y ten en cuenta que no es lo mismo volar en playa, montaña o ciudad. Hay factores que pueden hacer que tu drone no funcione de manera normal. Y practica más antes de aventurarte a volar un drone de ese tipo en un interior.

Al paecer, los sensores anticolisión no detectaron esa ventana. Y volvemos al tema del modo "ATTI".

 

5. No observar el entorno

A veces, vemos algún lugar que nos gusta y decidimos despegar sin más ni más. Error frecuente en los pilotos novatos pues es de vital importancia verificar nuestro entorno. ¿Por qué? Porque, dependiendo del lugar, puedes encontrarte con cables, estructuras metálicas ¡o aves!. Así es, no querrás encontrarte con un ave enojada dispuesta a derribar tu drone, ¿verdad?

Tip: Antes de despegar (y como lo mencionamos en el punto 2), observa qué puede cruzarse en tu camino. Considera todas las posibilidades para que nada te tome por sorpresa.

Eso debió doler...

 

6. Perder de vista el drone

Es como cuando vamos a algún concierto o evento y, en vez de mirarlo en vivo, lo miramos por la pantalla del teléfono y perdemos la perspectiva de nuestro entorno. Como veremos en el siguiente video, el piloto se preocupó más por cómo se veía la propiedad desde las alturas y se olvidó del drone. Y también no consideró los puntos que ya mencionamos anteriormente como lo es el entorno, altura, y planificación de la toma.

Tip: Recuerda lo que comentamos en el punto 2 y 5. También puedes hacer una toma de práctica. En la siguiente ya no tendrás que preocuparte tanto por el drone.

Tan bien que iba la toma...

 

7. No revisar las configuraciones (o desconocerlas)

Todo buen piloto debe tener su checklist y hacer las revisiones de rutina como parte de la planeación de la toma. Es como cuando sales a carretera: verificar combustible, niveles de aceite, aire en las llantas y funcionamiento en general. En este caso, revisar la carga de tus baterías, estado de las hélices, calibración, etcétera, además de las configuraciones de alertas de batería, RTH, sensores, entre otras. 

En el siguiente video de recopilaciones, vemos que la batería llegó al límite y el drone tiene que aterrizar.

Tip: Haz una lista de las cosas que debes revisar antes de volar (además de las que ya mencionamos anteriormente). También, revisa que la configuración de alertas de batería baja. Considera siempre la distancia entre ida y el regreso. No olvides también revisar la configuración del RTH.

Por lo menos sí hubo final feliz.

 

¿Necesitas un curso? Dale un vistazo a nuestro curso de vuelo y conviértete en un #DroneMaster

 

¿Qué otra cosa agregarías a esta lista?