El proyecto “Wing” de Alphabet - Google tiene el visto bueno de la Administración Federal de Aviación (FAA) para empezar a probar sus drones en cualquiera de los seis sitios de prueba aprobados por la FAA en los Estados Unidos. Hasta ahora, las directrices de la FAA prohíben a los drones operar más allá de la línea de visión del piloto. Debido a estas regulaciones, la mayor parte de las pruebas con relación a la entrega de productos se hicieron en otros países. Así pasó con compañías como Amazon, Google, DHL y otras.

La propuesta del servicio de entrega por medio de drones nacida en los laboratorios experimentales de Google se pondrá a prueba en algún sitio aprovado de EE.UU., la Casa Blanca también anunció una iniciativa para impulsar medidas de investigación y de seguridad para los vuelos no tripulados. La Fundación Nacional de Ciencia de Estados Unidos gastará $ 35 millones de dólares los próximos cinco años en la investigación de vuelo con drones.

El programa de pruebas del proyecto “Wing” será el más significativo de pruebas para la entrega por medio de drones hasta la fecha en los EE.UU. ya que Amazon.com Inc. anunció el 26 de julio que comenzará a probar su sistema en el Reino Unido.

El proyecto Wing quiere equipar a sus drones con pequeños transmisores de radio, de bajo costo que identificarían su ubicación a otras aeronaves y a controladores en tierra. Tales dispositivos se deben instalar en todos los aviones tradicional en los EE.UU. para el 2020.

Si todos los drones que circulan cerca del suelo están equipados con estos transmisores, permitiría volar en áreas congestionadas sin chocar entre sí.

En sus últimas regulaciones, la FAA dijo que permitiría la ampliación de los usos de drones, como los vuelos más allá de la vista del operador, si los usuarios pueden demostrar que se hace de forma segura.

Los drones están tomando rápidamente los cielos para realizar una gran variedad de tareas, incluyendo inspecciones aéreas de las refinerías y ayudar a los agricultores para fertilizar sus cultivos, dijo el administrador de la FAA, Michael Huerta. En muchos casos, los drones serán capaces de hacerse cargo de actividades peligrosas, reduciendo así los riesgos para los seres humanos, puntualizó.

"Tan solo la semana pasada, dos personas perdieron la vida en dos accidentes que involucraron aviones fumigadores, exactamente el tipo de trabajo que un drone puede hacer con mucho menos riesgo para las personas y para los bienes materiales", dijo Huerta. 

La agencia está trabajando en varios frentes para ampliar el uso de drones y espera desarrollar un marco para permitir los vuelos de manera segura sobre grupos de personas a los medios de comunicación y otras industrias para el próximo año.

Con información de Popular Science