Aptonomy Inc. ha desarrollado la tecnología con drones que podría evitar fugas en las prisiones, robos o puntos de inseguridad en cualquier construcción. El sistema de “guardia de seguridad" se coloca en la parte superior de un drone utilizado por los cineastas, el DJI S-1000+, un quadcopter con cámara profesional.

Los de Aptonomy añaden un nuevo controlador de vuelo, otro equipo computarizado para controlar cámaras de visión diurna y nocturna, fuertes luces, y altavoces, entre otras cosas más. Aparte de las grandes características de hardware, Aptonomy ha desarrollado la inteligencia artificial y los sistemas de navegación que permiten a sus drones volar a un nivel bajo y más rápido, evitando los obstáculos en entornos con diferentes estructuras. Detecta la actividad humana y rostros en la zona, de forma autónoma.

 Aptonomy

El usuario puede abrir un navegador, entrar a la interfaz de Aptonomy, hacer clic en un punto en el mapa para enviar el drone a un lugar determinado, luego podrá ver el vuelo en tiempo real o revisar una grabación más tarde. Los drones también pueden ser programados para volar hacia un lugar donde se haya detectado una actividad inusual.

Los drones no son sólo autónomos. Cuando las baterías se están agotando, vuelan de regreso a una estación de carga para cargarlas de nuevo.

Los dos co-fundadores Mihail Pivtoraiko and Siddharth Sanan tiene un doctorado en el Robotics Institute at Carnegie Mellon University. La aceleradora Y Combinator es la que está apoyando la startup.

La mayoría de los sistemas con drones de uso comercial se utilizan para hacer cosas como cartografía topográfica o térmica, pero todavía no son capaces de percibir rostros humanos, como lo deberían hacer los guardias de seguridad. También es el caso de los sensores que detectan el movimiento, los cuales todavía no cuentan con la percepción necesaria para navegar con seguridad de forma autónoma. 

Los drones de Aptonomy patrullan sobre un área determinada y lo que ven se puede acceder por un guardia que se encuentra a cientos o miles de metros de distancia. Pueden registrar actividades sospechosas, apuntar una fuerte luz sobre los intrusos, también permiten la comunicación bidireccional con el intruso a través de bocinas, y en general se puede ahuyentar a los posibles alborotadores con una presencia intimidante en el aire.

Los de Aptonomy esperan pedidos de diferentes industrias donde se requiere seguridad para su infraestructura y donde los humanos no pueden estar patrullando todo el tiempo o son lugares peligrosos como las refinerías. 

Si se lleva a cabo estar startup será un buen ejemplo para que otras compañías hagan algo similar. 

Aptonomy