Los drones podrían ser la solución a los desafíos que enfrentan los socorristas durante escenarios mortales. Los drones siguen siendo un tema delicado en el mundo de la seguridad pública. Para cada innovación, hay un oponente a la tecnología. Sin embargo existe un fuerte argumento de que esta tecnología está siendo subutilizada y puede ofrecer beneficios increíbles a los socorristas para responder y salvar más vidas. Es importante conocer cómo los drones y otros sistemas autónomos podrían ser utilizados en escenarios de emergencia o seguridad pública.

Búsqueda y rescate

Tal vez la manera más obvia en que los drones pueden ayudar es en tareas de búsqueda y rescate. Los drones tienen la capacidad de cubrir más terreno y con mayor eficacia. En 2014, un drone ayudó a localizar a un hombre de 82 años que había estado desaparecido durante tres días. Lo buscaron en un área de 80 hectáreas y se localizó en 20 minutos.

Al saber de ese éxito en la búsqueda y rescate, se hace difícil entender el destino de algunos excursionistas que pierden la vida, cuando finalmente se sabe que sus cuerpos estaban a muy poca distancia de donde los buscaron a pie. Usar un drone para tener una mayor visibilidad de la zona, podría significar la diferencia entre la vida y la muerte.

drones busqueda y rescate

 

Ayuda en casos de desastre

Los drones pueden ayudar de diferentes maneras cuando hay desastres. El envío de un drone a un área afectada puede dar a los socorristas una mejor comprensión de la situación, ayuda a localizar sobrevivientes, realiza análisis estructurales, suministra artículos y equipo médico y puede ayudar a extinguir incendios. 

Uno de los mayores problemas después del huracán Katrina fue la lenta respuesta. Nueva Orleans se quedó sin alimentos, agua y suministros médicos, mientras miles de personas se concentraron en el Superdome hasta cinco días después de la tormenta.

Aunque la mayor parte del retraso se debió a temas burocráticos, el alcance del desastre redujo dramáticamente la capacidad de los socorristas para utilizar el transporte y entregar suministros, porque tenían dificultades para llegar a las zonas afectadas. En este caso, los drones pueden actuar como un mejor apoyo logístico porque no necesitan depender de la infraestructura para un uso eficaz, lo que facilita la entrega rápida de suministros cuando sea necesario.

 

Drones con primeros auxilios y ambulancias

Los drones tienen la capacidad de responder y entregar el equipo de emergencia más rápido que un transporte terrestre. Los paramédicos en Canadá ya están usando drones como parte de su esfuerzo de respuesta de emergencia, mediante el uso de equipos capaces de transportar dispositivos médicos tan pesados como un desfibrilador. Los primeros socorristas, ya sea que sean espectadores o personas de la ley, podrían tener acceso a herramientas de auxilio más rápido, lo que les permitiría ayudar a las víctimas de manera más eficaz hasta que las ambulancias lleguen a la escena.

drones y primeros auxilios

 

En el futuro podremos ver servicio de ambulancias usando drones.

drones como ambulancias

  

Drones ayudando a evitar incendios forestales

Los drones tienen una mejor habilidad que el ojo humano para la detección temprana de incendios forestales y llamas de gran altura. También los drones pueden ser un gran activo cuando se trata de extinguir fuegos y de formas cada vez mejor. En otros casos los drones pueden utilizar tecnología de cámaras infrarrojas para detectar las áreas donde se necesita más agua en los incendios forestales.

drones y fuego

 

En otro ejemplo, dos estudiantes de la Universidad George Mason están diseñando un dispositivo que utiliza ondas sonoras para apagar el fuego. Su idea especifica el uso de la tecnología con drones: Equipar a los drones con un extinguidor que funciona a través de ondas sonoras y enviarlos a incendios que son demasiado peligrosos para que la gente entre. Este tipo de procedimientos siguen siendo más seguros al permitir que los drones aborden el trabajo excesivamente peligroso.

 

Telecomunicación temporal

La comunicación es un punto central en la organización de los esfuerzos de respuesta. Varios ejemplos de la historia reciente han demostrado lo frágil que es nuestro sistema de comunicación. Las claras brechas de comunicación fueron evidentes durante y después del huracán Katrina. Durante la tormenta, los vientos que llegaron a 225 km/h terminaron con la red eléctrica, las torres celulares se cayeron y el área de Nueva Orleans en gran parte se quedó en silencio. En estas situaciones, los drones pueden actuar como puntos de acceso Wi-Fi, ayudando a difundir la cobertura de la red en áreas en las que las líneas eléctricas o las torres celulares pueden funcionar incorrectamente.

 

Los drones cada vez más son considerados como un entorno de seguridad pública, pero todavía puede ser lenta su adopción a nivel global, esto puede cambiar cuando los gobiernos se den cuenta del potencial de esta gran tecnología.