Las primeras impresiones de Werner, instructor de SF Drone School acerca del drone Karma de GoPro. Veremos qué presenta el DJI Mavic para competir. 

Los pros:

  • Vuela de forma muy estable
  • Fácil de volar en velocidad lenta y rápida
  • La Cámara inicia y se detiene fácilmente
  • La velocidad del controlador del gimbal es agradable (ajustable mediante software)
  • El Controlador se siente muy amigable y sólido, muy bien construido
  • La "luz de la pantalla" es práctica y eficiente
  • El controlador es simple y agradable (estilo Bauhaus)
  • El gimbal está construido como un tanque ruso, muy sólido
  • El plegado es muy fácil y sencillo
  • Despegar y aterrizar es posible de forma manual o automática
  • Hay un par de funciones automáticas como dronie, cable cam y tres más, muy fácil de usar si sabes para qué son
  • La batería es sólida y fácil de quitar
  • Los motores son estándar 23 × 12 (DJI y 3DR). Fácil de reemplazar
  • Quitar la cámara con su base es simple y fácil de usar
  • Su mochila es sólida y debe durar mucho tiempo

Los contras:

  • Tamaño, es grande, pero debería ser más grande
  • Todo el cuerpo del Karma está hecho de plástico, se ve apenas mejor que un avión de juguete
  • No tiene sensor para evitar obstáculos
  • Sin sensor de “auto hover” (de 1 a 2 metros)
  • Brazos plegables se ven un poco “baratos”
  • El tren de aterrizaje puede atascarse cuando se vuela hacia atrás o a baja altura sobre la hierba
  • El software del controlador no muestra de forma clara cómo regresar a los ajustes del menú, hasta que descubres que tienes que tocar en cualquier lugar de la pantalla
  • Tendrás que utilizar el botón de modo, para cambiar entre vídeo e imágenes fijas y cuando se cambia de nuevo, tendrás que pulsar el botón de modo dos veces para volver a vídeo

El menú de “selfie” es fácil de usar y tiene sentido. El Karma vuela lejos de ti a una distancia determinada dentro del software y vuelve automáticamente. El retorno puede ser un poco difícil cuando se mueve hacia delante.

En comparación con el Phantom, parece que no le va tan bien. A partir de $ 799.00 dólares sin una cámara y terminando en $ 1099 con una GoPro 5 no da el ancho. Francamente un Phantom 3 estándar hará todo esto por $ 499 y si se quiere algo superior como un DJI Phantom 4 de $ 1,199.00, simplemente con el sensor de evitar obstáculos y seguridad lo supera fácil.

“Al final voy a tener que comprar al menos uno o dos GoPro Karma para mi escuela de vuelo y entrenar a los clientes. También hay que estar pendientes si habrá Apps de terceros para este drone”, dice Werner.

Flying Karma