Esta semana el área tecnológica de Amazon hizo su primera demostración pública de este sistema de entrega en los EU. Un drone Prime Air dejó algunas botellas de filtro solar para los asistentes de una conferencia privada. Y aunque la orden estaba preestablecida, la entrega en sí era totalmente autónoma.

¿Y las regulaciones?

A pesar de todo el trabajo que Amazon ha puesto en este concepto, todavía necesita aprobación regulatoria para operar a escala. La entrega autónoma de drones sigue estando prohibida en los EE.UU., y Amazon se ha quejado de que el sistema regulador es demasiado lento para adaptarse.

No es la primera vez

El pasado diciembre, Amazon hizo una entrega acordada en el Reino Unido. Y es que es ahí donde el marco regulatorio se está moviendo más rápido, explicando por qué Amazon hace un montón de pruebas allí, pero el mayor problema para las empresas de tecnología y los reguladores por igual es la organización de control de tráfico de baja altitud confiable.