Se dice que DJI colapsó a 3D Robotics.

Jordi Muñoz Campus Party

El mexicano Jordi Muñoz, quien fundara hace 8 años (2009) 3D Robotics junto con Chris Anderson, tuvo una participación en el segundo día de actividades de la pasada Campus Party y habló de las distintas dificultades que ha pasado en su vida de emprendedor y empresariales. Entre ellas, la caída de su empresa de drones.

“3D Robotics cambió la historia de los drones. Puedes meterte a Wikipedia y ahí dice el sistema que nosotros inventamos y que se utiliza en todos los drones del mundo. Inclusive la competencia, DJI, hizo ingeniería inversa y resulta que utilizan mi código”.

“Se dice que DJI nos colapsó. Hay una teoría, y eso no lo contó Forbes Estados Unidos, los chavos de DJI que son chinos tenían y sabían cuánto nos costaba cada drone y bajaron el precio de sus drones a lo que nos costaba fabricarlos y nos destruyeron. Lo hicieron conscientemente, sabían lo que estaba haciendo.”

Pero no sólo fue eso. También menciona que hubo otros factores que frenaron el crecimiento de 3D Robotics. Uno de ellos fue que los inversionistas quisieron poner todos los huevos en una misma canasta, hicieron un drone para eso con una producción de 100,000 aparatos y no les funcionó.

Otro factor fue el "exceso consmismo" de las leyes mexicanas en relación a los derechos de los trabajadores puesto que limitan a un empesario emprender en México. Esto quiere decir que cuando Jordi abrió la planta en Tijuana de 3DRobotics les pagaba más a sus empleados. “De haber sabido que al despedir a los empleados me iban a demandar, no les hubiera pagado tanto y mejor se los hubiera dado después, en el momento de la demanda”, aseguró.

Inversionistas de Silicon Valley ya no invertirán en México

Jordi Muñoz Campus Party 3DR

“Pregúntenme de todos los inversionistas de Silicon Valley, los 12 más importantes cuándo van a volver a invertir en México. Nunca”, comentó Jordi Muñoz.

“Sabíamos que traer inversionistas podría resultar o muy bien o muy mal. En el auge de la empresa en 2012 yo dejé de ser el CEO y entraron estos 12 inversionistas que nos obligaron a cerrar la fábrica de Tijuana y despedir a los 300 empleados a pesar de que dejaba 40 millones de dólares (mdd) al año”, destacó Muñoz.

De acuerdo con Jordi, la decisión de los inversionistas radica en el fracaso de la planta de Tijuana, el clima de negocios en México y las regulaciones existentes. 

“Si lees un libro de economía, tenemos muchos rasgos comunistas que no deberían estar. Esas leyes tienen buenas intenciones para proteger al empleado, pero en Estados Unidos también se protegen a los empleados de una manera distinta donde no obliga a la empresa y fomenta el riesgo” dijo Muñoz.

Mayan Robotics: su nueva empresa resurgida de los restos de 3DR

Muñoz compró la fábrica de Tijuana creó Mayan Robotics, una empresa de tecnología que se dedica a todo lo relacionado con robótica pero ya no drones como tal.

“Yo compré toda la maquinaria que había costado 1.5 mdd, me la vendieron a 15,000 dólares. Traje toda la maquinaria y volví a abrir otra empresa donde hacemos todo lo relacionado a la robótica”, añadió Muñoz.

A continuación, te dejamos un video Forbes con la historia de Jordi Muñoz.

¿Qué te parece? ¿Concuerdas con Jordi? Déjanos tu comentario.