Cómo iniciar el vuelo con drones

No hay que apresurar ese momento para volar drones. Es vital recordar que cada drone tiene su propia forma de vuelo, suponer que si un modelo es muy parecido a otro se puede volar de la misma forma, puede llevar a resultados desastrosos.

Antes de volar es vital comprobar las instrucciones que vienen con el drone o controlador de vuelo, sobre todo para el procedimiento de calibración. Normalmente, esto implicará sostener el drone y girar alrededor de los tres ejes en una u otra forma, con el fin de que el controlador de vuelo pueda estar seguro que el giroscopio sabe qué parte es hacia arriba o hacia abajo. De no hacerlo, dará como resultado un vuelo errático y con un fin no deseado.

El magnetómetro (compás) también debe ser calibrado. En algunos casos esto se puede hacer automáticamente con el software, en otros casos tendrás que encontrar la configuración correcta para su ubicación geográfica y enviarlo al controlador de vuelo. Eso es porque el norte magnético no es en realidad donde está el eje polar, o el “norte real”, de hecho, no está fijo en absoluto, por lo que el controlador de vuelo necesita compensarlo.

También es vital que el controlador RC esté calibrado correctamente. Este proceso consiste en hacer girar las palancas y liberarlas para que el software pueda descubrir la amplitud de su movimiento y el punto central de cada palanca. Una vez más, de no hacerlo, puede suceder que el drone se vaya directo a un árbol cuando se pretendía dirigirlo a otro lado.

Los métodos de calibración varían. Por ejemplo calibrar un controlador RC en un sistema Pixhawk se requiere conectar el drone a una computadora y luego mover las palancas, mientras que en el DJI Phantom se conecta el controlador RC directamente a la computadora con un cable USB y se utiliza una aplicación específica.

Si por algún motivo tienes problemas para calibrarlo, aquí tienes un tutorial:

Una vez que todo está calibrado, selecciona el modo de vuelo a tu disposición. Si tu drone tiene GPS puedes seleccionar GPS Loiter o sostener, que te da la posibilidad de dejar al drone en un lugar, soltando las palancas y ver como se suspende en una posición determinada.

Otra es la de mantener la altitud, que es la segunda mejor opción, para ello se utiliza el altímetro de detección de presión de aire para mantener la nave a la misma altura. Desde el momento del despegue se necesita estar listo para hacer movimientos suaves por medio de este método.

Más que nada necesitarás un gran espacio a tu alrededor a la hora del despegue. Debes mantenerte a un mínimo de 10 metros de distancia del drone, en caso de que necesites corregir cualquier sorpresa si de repente se dirige a donde estás.

Una vez que despega bien, podrás disfrutar del vuelo y claro estar preparado con el mismo espacio para el aterrizaje.