En la industria de bienes raíces está llegando una nueva forma de publicidad digital para agentes y vendedores, el uso de la fotografía y video con drones. Se producen fotografías y videos interesantes, para que los posibles clientes puedan estudiar las características de una propiedad antes de comprarla, eso lo pueden hacer desde un video o galería en línea. Los agentes de bienes raíces están viendo el valor de contar con esta visión desde el cielo, especialmente para propiedades de alto nivel.

 

drone-para-el-sector-inmobiliario-NYT

 

Ahora los tours virtuales con video son un elemento básico en la industria inmobiliaria. Pero los drones pueden complementar y revolucionar el género: con un drone se pueden capturar excelentes tomas de paisajes en grandes aéreas - antes sólo era posible mediante el uso de un helicóptero, a un alto costo - o volar por encima para mostrar una finca desde todos los ángulos posibles. El grabar un video con un drone para una visita virtual, se puede cobrar en alrededor de $8,000 pesos mexicanos, entregando 1 minuto y 10 fotos aéreas. Algunos fotógrafos profesionales con experiencia, pueden cobrar hasta $50,000 pesos para una sesión completa de tomas en una propiedad. Los profesionales en el medio inmobiliario apuntan que los tres grandes retos para el operador de drones son los árboles, cables y personas. Aquí Curt Walton y Mike McClellan preparan un drone DJI S900 para las tomas de una casa en Alamo, California con un valor de más de 10 millones de dólares. También se utiliza un DJI Phantom 2.

 

Curt-Walton-y-Mike-McClellan

Mike-McClellan-DJI-S900

toma-aerea-alamo-california

mansion-global-drones

 

 

 

Para vender la residencia de Michael Jordan en 2013 se utilizó la tecnología de drones para mostrar partes de ella.