Bladeless, el drone sin hélices creado por un mexicano

Bladeless drone

Sin propelas del rotor expuestas, aprovecha el viento en contra y lo obliga a través de los conductos internos a generar un flujo descendente.

Con cuatro hélices sin cuchilla, el "Bladeless drone" de Edgar Herrera ha sido diseñado para aprovechar al máximo la aerodinámica mediante el uso de las formas que encontramos en los aviones y aeronaves actuales.

La hélice principal posicionada en el centro usa la mayor parte del flujo canalizado para soportar el despegue y el aterrizaje. Las otras tres hélices definen la dirección. También tiene cuatro válvulas principales de entrada de aire para extraer el aire en movimiento al volar.

 

¿Cómo funciona?

El drone sin hélices toma el aire y lo acelera a través de conductos y cuchillas internas, forzándolo a través de pequeños respiraderos que generan flujo hacia abajo y, por lo tanto, lo levantan.

Las dos hélices frontales pueden girar 20 grados hacia adelante y hacia atrás. La hélice trasera gira 20 grados en el sentido de las agujas del reloj y en el sentido contrario a las agujas del reloj. Cada hélice está programada para trabajar en función de la cantidad de viento en contra recibido. A nivel del suelo, las hélices trabajan al máximo, aspirando el aire de las cuatro válvulas de admisión y acelerándolo hasta el despegue. Durante el vuelo, dependiendo de la fuerza del viento en contra, las hélices se regulan para ahorrar energía y trabajar con el viento inducido.

Este es un ejemplo de cómo funcionan los ventiladores sin hélices:

Imagen relacionada

 

En general, el Bladeless no solo es innovador en términos de funcionalidad, sino que también su estética es muy limpia, por lo que es agradable a la vista, ya sea en reposo esperando el despegue o volando muy alto.