ProHawk-UAV-repele-aves

 

Los espantapájaros y otros apoyos para intimidar a las plagas, pueden ser útiles para disuadir a las aves en un radio determinado, pero una empresa quiere llegar más allá en la lucha contra las plagas en el cielo. Con un cuerpo fabricado en fibra de carbono, el drone se ha diseñado en parte para imitar la apariencia de un depredador de aves en la vida real, el ProHawk UAV puede ser programado para volar de forma autónoma sobre una propiedad y emitir sonidos amenazantes a medida que avanza.

El drone puede ser manejado con un control remoto si el usuario así lo desea, pero su valor potencial para reducir las horas hombre, es a través de los planes de vuelo automatizados.

Aunque el drone es capaz de iniciar el vuelo, patrullar y aterrizar por sí mismo, los usuarios todavía tienen que conectarlo a una recarga para que no se quede sin energía. Este drone parece el candidato perfecto para que también funcione con una estación de carga inalámbrica, como la puesta en marcha por SkySense en 2014 - un accesorio de este tipo podría hacer todo el proceso autónomo.

El ProHawk UAV está equipado con GPS, que puede ser programado para seguir una trayectoria de vuelo específico a lo largo de puntos específicos. Este dispositivo almacena una serie de sonidos de depredadores y aves rapaces como el ganso de Canadá, que se emiten en el camino para limpiar la zona de plagas no deseadas.